ENVÍOS GRATIS A TODO MÉXICO

Regurgitación de tu bebé, lo que debes saber

Regurgitación de tu bebé, lo que debes saber; aparato digestivo; Vómito; estómago; esófago
Seguro te ha pasado que después de comer tacos con mucha salsa, la gastritis hace de las suyas y te hace sentir ese reflujo irritante en la garganta, como si fueras a vomitar. Si no lo has sentido, eres afortunada o no haz comido taquitos deliciosos.

Algo similar sucede con tu bebé en la lactancia, durante o después de comer. La regurgitación es expulsar la comida de manera involuntaria desde el estómago o esófago. La diferencia con el vómito es que no existe una náusea o algún tipo de contracción en el abdomen.

En este caso si tu bebé regurgita una cantidad pequeña de leche después de comer, es una buena señal, pues no hay ningún problema en su estomaguito de ningún tipo. En ocasiones son gases atorados y al devolver tu bebé se sentirá mucho mejor.

La realidad es que no tienes nada de qué preocuparte, esto es común en los primeros meses de nacidos y prácticamente hasta que la lactancia materna finaliza. Esto ocurre porque al nacer tu bebé, no tiene completamente desarrollado su aparato digestivo y su esfínter no funciona al 100 lo cual hace que la leche suba rápidamente sin poder contenerlo.

Se espera que, a partir del quinto mes de nacimiento, su digestión haya mejorado considerablemente y que ya no regurgite, sin embargo, algunos bebés dejan de hacerlo hasta el año de nacido. Todo dependerá y después solo repetirá de que estará satisfecho, como todos después de comer.

¿En qué momento sé que la regurgitación es mala en mi bebé?

Este momento llega cuando tu bebé ya es incapaz de retener el alimento por completo, es decir, cuando regurgita no lo hace en cantidades pequeñas, lo hace con mayor intensidad y va acompañado del llanto e irritabilidad. Entonces, notarás que empieza a perder peso o no puede ganarlo, le dará tos y hay un lento de desarrollo físico. Es importante que tengas presente las diferencias entre una regurgitación sana de la que no lo es.

No olvides en todo momento acudir con el especialista para que tengas un diagnóstico más acertado y que te ayude contrarrestar los síntomas. Después del año y medio de edad, tu bebé ya habrá mejorado y empezará a amar la comida, sobre todo los taquitos.

No fuerces a tu bebé a comer, el pecho siempre es lo mejor, las fórmulas vienen muy concentradas y esto causa gases en su estómago. También procura que coma a sus horas, que no coma con prisas y no olvides darle las palmaditas leves en su espalda para que logre eructar. Te recomiendo que te pongas tu playera vieja o esa que no te gusta mucho, no lo lamentarás cuando regurgite.  

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

AVISO DE PUBLICIDAD COFEPRIS 183300202D1363